EL PELIGRO DE LOS DISPOSITIVOS MÓVILES Y LAS APLICACIONES MALICIOSAS.

 celular-informacion      Los dispositivos móviles son cada vez más frecuentes en nuestras vidas, poco a poco los Smartphones y las tablets han ido desplazando a los ordenadores portátiles.

    Hoy en día es muy común recibir nuestro correo electrónico directamente en “nuestros bolsillos” o realizar cualquier tipo de trámite bancario mientras estamos tomando un café en una terraza gracias a la portabilidad de nuestros dispositivos.

    Los ciberdelincuentes lo saben, y buscan la vía para acceder a nuestras “pertenencias digitales” a través de nuestros móviles.

Sigue leyendo

LOS VIRUS INFORMÁTICOS (V): ADWARE, el malware que secuestra nuestro navegador

adware      Cuando hablamos de cualquier tipo de virus o malware combinado con la palabra “secuestro”, nos viene a la memoria nuestro tan referenciado “Virus Mortadelo”, el conocido virus de la Policía que en alguna de sus “disfraces” ha llegado a “secuestrar” la información que almacenamos en nuestros ordenadores.

    Lamentablemente hay otros tipos de malwares, no tan mencionados como el ransomware, pero que son sufridos por la mayoría de los internautas.

     Malwares que se convierten en verdaderas pesadillas, normalmente no afectan a nuestros bolsillos, puesto que su misión principal es hacernos imposible la navegación web “invadiendo” nuestra pantalla con incesables y molestos anuncios publicitarios.

       Este tipo de malware es conocido con el nombre de ADWARE.

Sigue leyendo

SEGURIDAD BÁSICA EN LA RED: ACTUALIZARSE O MORIR

Actualizaciones

      Las actualizaciones de los sistemas operativos y programas de nuestros dispositivos pueden hacernos perder la paciencia, por ello muchos usuarios, que desconocen la necesidad de hacerlas, deciden obviar las incomodas ventanitas de actualización que a veces nos aparecen en forma de aviso en nuestras pantallas.

     En muchas ocasiones las ventanas que emergen en nuestros dispositivos conectados a Internet, y mediante las que se nos indica la necesidad de actualizar el sistema operativo utilizado, o cualquier programa instalado, no supone otra cosa que una molestia que evita que utilicemos nuestros “juguetito” como nos gustaría.

Sigue leyendo